¡Ahora en solo 4 pasos puedes consultar y pagar tu crédito en línea. Ágil y simple sin salir
de casa. Ingresa a la opción “Transacciones” y selecciona la opción
“Paga tu crédito en línea”

modal imagen movil  modal iamgen desktop

Y sigue estos pasos:

  • 1. Ingresa tus Datos
  • 2. Confirma el valor a pagar.
  • 3. Realiza el pago.
  • 4. Descarga tu comprobante

Desde ahora también podrás acceder a la Sucursal Virtual Sufi desde el botón “Transacciones”


5 minutos de lectura

¿Te has preguntado por qué es tan importante estudiar? Un emprendedor nos cuenta cómo su gusto de niño por la tecnología, lo impulsó a escoger su camino académico y a conseguir su éxito profesional.

Como cuando Mario Bross rescata a la princesa tras una combinación de intentos, fallas y aciertos al pasar los niveles del juego. Así ve el emprendedor bogotano Federico Garzón su entrada al mundo laboral: como una suma de caídas y levantadas que finalmente se traducen en aprendizaje para alcanzar esa meta profesional soñada. Y aunque la vida real no es tan fantasiosa como los mundos de ese video juego, si tiene una serie de acertijos que la experiencia, sumado a la intuición y a la pasión por lo que te gusta, te llevan a ese anhelado objetivo.

Él, después de toparse con la decisión de qué sería de su futuro tras graduarse del colegio, supo que aprender a descubrir qué te mueve el piso y te abre la mente no es tan difícil si sigues un instinto y das un paso al frente a la acción. Por qué sí, en un mundo donde hay mucho de lo mismo, formarse para eso que nos gusta es la diferencia.

Pero ¿por qué es importante estudiar? Para Federico, la decisión de qué estudiar llegó de la mano de varias experiencias de su vida. “Vendía sánduches en el colegio y capté más clientes que la cafetería, dándome una idea de cómo manejar un negocio. Tuve tanto éxito que los de la cafetería se quejaron y querían que acabara con la venta”, cuenta.


Optar por estudiar Administración de Empresas no solo fue por su éxito con el negocio de sánduches en el colegio, la admiración por quien en ese entonces era su mentor o modelo a seguir fue otra razón de peso para darse cuenta que dejar de estudiar no era una opción. “Empecé a escuchar los casos de éxitos de esas personas que para mí eran ejemplo, quise entender qué fue lo que hicieron bien y mal, y cuando lo escribí en una hoja, supe la magnitud del legado que tenía y que podría continuar”, dice.

Y es que actualmente, estudiar la carrera que quieres puede pasar del deseo a ser una realidad, pues el mercado financiero ofrece diferentes posibilidades para acceder a la formación profesional. Con Sufi puedes lograr esa meta de manera fácil, donde el obstáculo financiero sobra cuando hay ganas y un objetivo claro.


Según Federico, al graduarse de la universidad, empezó a conectar lo que le gustaba cuando niño con oportunidades de negocio y de hacer dinero. “Mi gusto cuando chiquito eran los video juegos, la tecnología, y encontré que existen modelos de negocios que a través de tecnología ‘gamifican’ la solución de problemas dentro de las empresas o corporaciones”, agrega.

Así fue como su gusto de infancia lo llevó al campo de acción laboral, uniendo eso que lo motivaba con lo que sería su carrera profesional. “Los adultos siempre se acuerdan de la buena época de cuando uno era niño, pero nunca han pensado que esos gustos se pueden monetizar dado una necesidad específica que el mercado pueda demandar. Combinar la profesión con seguirse divirtiendo”.

Cuando Federico se graduó de la universidad estaba entre emplearse o emprender. “Me hubiera empleado porque emprender solo es más difícil. Pero decidí no buscar trabajo porque tenía mucha confianza en mí mismo. El mercado está diseñado para absorber unas disciplinas y un conocimiento muy específico. También lo hice porque muchos amigos emprendieron entonces decidí no saltar al vacío solo”, señala.


A partir de ahí quiso seguir formándose académicamente a través de diferentes talleres y cursos en áreas que lo ayudaron a generar más habilidades e ideas para sus dos emprendimientos: Welcome District, una plataforma inmobiliaria online para colivings y roomies. Y Casa Startup, coworking y ‘networking efectivo’: Coaching y mentorías para empresas digitales.

“Esto me abrió las puertas y me dio a conocer con las aceleradoras de startups. El mercado toma tiempo en poder aceptar una solución innovadora y monetizarla. Entra a jugar la mentalidad emprendedora de poder aprender a convivir con la adversidad, el riesgo y la paciencia”, comenta Federico.

Y agrega que estudiar te genera habilidades blandas, en donde aparte de combinar toda esa disciplina académica, socialmente puedes relacionarte. “El mercado es interacción con otros seres humanos. Adicional, crea hábitos y disciplina de alto rendimiento para poder solucionar problemas que te presenta el mercado”.

Dice que cuando decidió emprender, empezó a equivocarse, “pero lo que más aprendí de esa época de mi vida fue a levantarme rápido y tomarlo como si fuera un video juego, como Mario Bross, que, si perdía una vez, igual había avanzado y podía continuar. La cabeza y el espíritu emprendedor siempre es rebelde”.

Como emprendedor, Federico cree que para poder materializar todos los sueños que uno quiera cumplir, el primer paso es entender lo que uno le puede brindar al mundo para después recibir. “Qué vas a dar y cómo se lo vas a dar, y para qué se lo vas a dar. Y la única forma es aprendiendo y se aprende estudiando”, puntualiza.

Esta nota fue producida por VICE.


Líneas Audio Sufi

Contáctate con nosotros

Elige la opción que prefieras

Habla con Susi en nuestro WhatsApp